FICHA DE AUTOR

Ariana Gaona

VER TODOS SUS POSTS

Soy fisioterapeuta especializada en reeducación del suelo pélvico, dolor pélvico crónico, gimnasia abdominal hipopresiva, fisioestética e Indiba.

¿Qué es la diástasis abdominal?

septiembre 29, 2021 9:16 am Categorizado en: , , Publicado por Deja tus comentarios

¿Qué es la diástasis abdominal?

 

La diástasis abdominal es la separación de los músculos rectos del abdomen.

En mi Instagram subí esta ilustración y la del resto de músculos abdominales. Puedes ver más contenidos en este link.

 

Los rectos del abdomen en condiciones normales están unidos entre sí por tejido conjuntivo en lo que denominamos la línea alba. 

 

Este tejido conjuntivo está formado, entre otros elementos, por colágeno cuya función es dar sostén y unir, pero cuando se supera el límite de tensión que puede soportar, sus fibras se alargan y se debilitan. Esto da lugar a la separación de los rectos abdominales y es lo que llamamos diástasis abdominal. 

 

La línea alba recorre toda la longitud de los rectos, por lo que la diástasis puede ir desde el esternón hasta el pubis. Dependiendo de por dónde y cuánto se haya lesionado el tejido conectivo podemos encontrar diferentes tipos de diástasis:

 

Causas y factores de riesgo

 

  • Embarazo

Durante el embarazo se da una diástasis fisiológica (natural) que se produce por la distensión de la musculatura abdominal para dejar espacio al bebé que está creciendo. A esto le sumamos el cambio hormonal, donde aumenta la relaxina, progesterona, elastina y los estrógenos, que hace que el tejido conjuntivo esté más laxo y por lo tanto más débil, facilitando la separación de los rectos. 

Aunque esta diástasis sea natural, hay que prevenir que no sea excesiva. 

 

  • Parto

Si nos enfrentamos a un parto muy largo y con muchos pujos se da un aumento de la presión abdominal y dañar el tejido. 

 

  • Aumento de peso

Es otro factor que aumenta la presión abdominal y la tensión en el tejido conjuntivo.

 

  • Abdominales clásicos

Un trabajo abdominal centrado en la activación de los rectos aumenta la presión de la cavidad abdomino-pélvica si no hay una buena gestión de estas presiones por parte de la musculatura profunda.  

 

  • Esfuerzos repetitivos que aumenten la presión abdominal.

Cargar y/o transportar pesos, estornudar, vomitar, estreñimientos con grandes esfuerzos.

 

 

Problemas asociados a la diástasis. 

 

Una diástasis va a debilitar el conjunto de la musculatura abdominal dando lugar a inestabilidad muscular y a una mala gestión de las presiones abdominales. pudiendo causar diversos problemas:

 

  • Disfunciones de suelo pélvico

Frente a un esfuerzo (tos, estornudo, coger peso, deporte de impacto…) se produce un aumento de presión en la cavidad abdominal y el periné y el abdomen deben reaccionar activándose para gestionar bien este aumento de presión. Cuando hay una diástasis se produce una fuga de esta presión hacia las vísceras pélvicas (vejiga, uretra, útero) dando lugar a incontinencias de esfuerzo o incluso prolapsos (descenso de algún órgano pélvico). 

 

Además, si no hay una buena faja abdominal que sujete bien, se aumenta la lordosis abdominal que afecta directamente a la tensión de la musculatura suelo pélvico y por lo tanto a su función de sostén. 

 

  • Malas posturas y/ o dolor lumbar y pélvico.

Una mala estabilización del centro corporal, del core, repercute directamente en el buen funcionamiento de la musculatura y el  mantenimiento de la postura.

 

  • Posibilidad de hernias de las vísceras abdominales.

La pared abdominal no es capaz de contener las vísceras y estas pueden llegar a protruir creando un abultamiento entre los rectos cuando realizamos un esfuerzo o nos incorporamos. 

 

  • Problemas digestivos: inflamación abdominal, malas digestiones, gases y/o estreñimiento. 

Al haber una distensión abdominal, los órganos abdominales se pueden desplazar provocando hinchazón sobre todo después de las comidas. 

El estreñimiento viene dado por que el intestino necesita una cierta rigidez abdominal para hacer que los alimentos avancen a un ritmo, y al estar más distendido avanzan más lentos, provocando también más fermentación y más gases. 

 

Conclusión

Todo esto repercute directamente en la calidad de vida, por ello es importante ponerte en manos de profesionales que te hagan una buena valoración y un plan de tratamiento para recuperar el tejido y restablecer su correcta función.

En el próximo post :Tengo diástasis y ¿ahora qué? encontrarás información sobre tratamientos y consejos para poner solución a la diástasis. 

 

 

Si deseas conocer mejor tu cuerpo, te ofrezco un espacio de escucha, atención y cuidado en mis consultas en el centro Madrid y en Las Rozas. Incluso en ocasiones (dependiendo del caso) hago consultas online para cualquier lugar de España o el mundo. En este link está mi web. También puedes llamarme o escribirme por WhatsApp al (+34) 680 235 200 o al correo a ariana@arianagaona.com 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El himen no “se rompe”

El himen no “se rompe”

diciembre 11, 2020

ver post
Vivir con vaginismo. Entrevista a una paciente.

Vivir con vaginismo. Entrevista a una paciente.

mayo 8, 2019

ver post
Vivir con vaginismo (Segunda parte)

Vivir con vaginismo (Segunda parte)

julio 8, 2019

ver post